Antes de realizar una obra o una reforma en una vivienda, se debe realizar un estudio de mejoras con respecto a lo existente. No es solamente pensar qué queremos hacer sino cómo lo debemos hacer para sacar más partido a la obra, para sacar el valor añadido de la eficiencia energética. En el estudio de mejoras tenemos en cuenta los materiales con los que está construida en su esencia la vivienda y por lo tanto de qué manera podemos sacarles mayor provecho.