Para reformas domésticas y en casos en los que no se desea hacer una gran inversión económica, ofrecemos la posibilidad de “la reforma sin obras”. Este tipo de trabajos es más rápido y económico que la reforma tradicional ya que no implica tantas horas de realización.